Aunque resulte exagerado, pasamos un  tercio de nuestra vida en la cama. Así que es importante que invirtamos en nuestro descanso y demos importancia a nuestro colchón, ya que en él vamos a pasar mucho tiempo.

El colchón debe soportar nuestro peso y debe adaptarse a nuestra fisionomía. No debe tener las mismas características un colchón para una mujer delgada que no supere los 65kg que un colchón para un culturista que supere los 85kg., ya que sus pesos y fisionomía no son iguales.

En el caso de que duermas sólo, no hay problemas para escoger un colchón que se adapte perfectamente a tu cuerpo, pero en el caso que duermas en pareja y la diferencia de pesos sea muy grande, es recomendable escoger un colchón con lechos independientes, como el modelo Dublin.