Los asientos de tipo deslizante disponen de una estructura metálica que les permite sobresalir.