essence principal

A diferencia de otro tipo de muebles para el hogar, el aspecto o el estilo decorativo con el que ha sido fabricado el sofá no debería convertirse en el único elemento de referencia a la hora de decidirse por uno u otro modelo. Y es que cuando se habla de confort, tanto el relleno del respaldo como el del asiento dan lugar a una de las características más necesarias para garantizar el máximo relax de tu reposo diario.

Según el tipo de composición que incorpore el asiento, éste se adaptará de una forma u otra a la estructura del cuerpo, proporcionándonos así toda la ergonomía que nuestra espalda o nuestras piernas necesitan. Conoce de la mano del blog de OKSofás con qué tipo de rellenos puede estar fabricado tu sofá, teniendo en cuenta qué ventajas y desventajas te ofrece cada uno de ellos en materia de descanso.

¿Pluma o espuma?

Parte de la calidad que desprende nuestro sofá depende única y exclusivamente de su interior. Por este motivo resulta tan importante escoger materiales que refuercen la estructura del asiento o del respaldo desde dentro. Mientras que la pluma constituye uno de los rellenos más cómodos que existen en la actualidad, también es cierto que su coste puede disparar el precio final del sofá, por lo que muchas personas optan por utilizar rellenos de espuma, que son mucho más baratos.

Además, la pluma puede deformarse con el tiempo, llegando a perder su volumen original. Aunque la espuma es duradera y se recupera con mejor facilidad, lo cierto es que en materia de confort resulta un elemento poco adaptable y duro, por lo que muchas personas optan por utilizarla para el asiento y escogen la pluma para la zona del respaldo.

¿Híbridos o sintéticos?

En la actualidad, el relleno sintético se utiliza con mayor frecuencia para conformar el acolchado del sofá, sobre todo porque gracias al mismo se obtiene un resultado blando y mullido. El relleno híbrido, que está envuelto con dos capas exteriores de plumas naturales o de poliéster, convierte la espuma en un material mucho más cómodo y nada deformable. Si tenéis pensado utilizar el sofá con mucha frecuencia, una de las opciones más recurridas a la hora de rellenar la parte del asiento es la gomaespuma de calidad, cuya densidad puede proporcionar un descanso adecuado y con un mantenimiento mínimo.