Tag

luz

Ilumina tu salón

La luz no tiene secretos. Basta con tener claros unos conceptos básicos para poder disfrutar de una iluminación adecuada a tus necesidades

Lo primero que debes mirar, es; “Si lo usas sobre todo para ver la tele, debes elegir una iluminación indirecta y muy suave, porque si hay mucha contaminación lumínica no verás bien el monitor. “Lo importante no es la cantidad de luz natural que recibe el salón, sino cuándo deja de recibirla”. Es entonces cuando entra en juego la iluminación artificial.

¿Domótica? “Porque ofrece confort y un potentísimo ahorro energético”, “Con un simple botón puedes escoger la escena lumínica ideal para cada momento, creando sensaciones, placer visual y asegurando en todo momento el confort lumínico”. Ahorro gracias a la domótica, puedes regular la potencia de las fuentes de luz. Es decir, puedes ‘transformar’ una bombilla de 100 w en una de 40. Con ello consumes un 60% menos y, además, alargas su vida útil. Con un regulador controlas la intensidad, pero la potencia es la misma, por lo que el consumo será también el mismo. Con la domótica, al controlar la potencia, reduces drásticamente el consumo y la factura final de la luz.

Dale luz a la zona de sofá

La luz debe ser indirecta, regulable, cálida y suave (de unos 20 W). Si iluminas desde el techo lo ideal es que instales leds en el perímetro del salón, para que la luz se reparta por toda la estancia. También puedes utilizar lámparas de apoyo. Para cuando no necesites la luz general de techo, coloca lámparas de sobremesa en las mesas auxiliares junto al sofá (o una de pie si no tienes mesa). Además de iluminar, decorarás.

Para el comedor

Instala una lámpara de techo que ilumine toda la superficie de la mesa. Si es una mesa larga, necesitarás dos (o más). Elígela de unos 3.000 K para que no influya en el color de la comida. Lo ideal es que la lámpara cuelgue a unos 70-75 cm de la mesa.

En el rincón de lectura

Librería. Puedes optar por focos de intensidad baja (20 W) –uno por cada cuerpo de librería– o por una tira de leds que bañe cada balda.
Para leer. Lo ideal es una lámpara de pie, con leds o bajo consumo de unos 40-50 W. Evita los halógenos porque desprenden calor frontalmente y resultan molestos en distancias cortas. Elige una luz cálida, la fría refleja más y es incómoda para leer.

Controla la luz

Aunque tu salón sea pequeño, “son muy prácticos los interruptores conmutados, ya que permiten controlar las luces desde dos o más puntos de la estancia”.

Consejos útiles para una buena iluminación.

Luz general con varias luces. “Evita iluminar siempre con la misma fuente de luz: ni todo led ni todo halógeno. Es importante crear sensaciones y con una sola fuente de luz la iluminación sería plana y pobre”.

Luz ambiental cálida y regulable. “Combina diferentes lámparas (junto al sofá, sobre una cómoda…) con las que crear escenas diferentes, y que se puedan regular. Un consejo: elige fuentes de luz cálidas (de unos 2.700 K)”.
Destaca con luz puntual. “¿Quieres destacar un cuadro? Puedes hacerlo con apliques o con focos en el techo”. Otros elementos que puedes destacar son esculturas, la librería o algún mueble especial.

Combinación de colores

Combinación de colores

Combinación de colores

Hay muchos factores en los que no pensamos y no tenemos en cuenta que muchas veces influyen en los colores de una casa o un piso. Muchas veces no tenemos en cuenta la ubicación de la vivienda, tipo de arquitectura, etc…

Si tenemos en cuenta algunos aspectos que te explicamos a continuación, seguro que los resultados te podrían sorprender.

Trucos Sencillos para dar más Luz al Salón

Un salón bien iluminado es una necesidad, ¿no crees? Ese aporte de luz es vital para nuestro día a día; nos sentimos mejor, con mejor humor, y con más ganas de disfrutar de nuestro hogar.

Para lograrlo, te damos algunos consejos para conseguir un extra de luz en tu salón de forma sencilla.