Category

Mantenimiento

Ilumina tu salón

La luz no tiene secretos. Basta con tener claros unos conceptos básicos para poder disfrutar de una iluminación adecuada a tus necesidades

Lo primero que debes mirar, es; “Si lo usas sobre todo para ver la tele, debes elegir una iluminación indirecta y muy suave, porque si hay mucha contaminación lumínica no verás bien el monitor. “Lo importante no es la cantidad de luz natural que recibe el salón, sino cuándo deja de recibirla”. Es entonces cuando entra en juego la iluminación artificial.

¿Domótica? “Porque ofrece confort y un potentísimo ahorro energético”, “Con un simple botón puedes escoger la escena lumínica ideal para cada momento, creando sensaciones, placer visual y asegurando en todo momento el confort lumínico”. Ahorro gracias a la domótica, puedes regular la potencia de las fuentes de luz. Es decir, puedes ‘transformar’ una bombilla de 100 w en una de 40. Con ello consumes un 60% menos y, además, alargas su vida útil. Con un regulador controlas la intensidad, pero la potencia es la misma, por lo que el consumo será también el mismo. Con la domótica, al controlar la potencia, reduces drásticamente el consumo y la factura final de la luz.

Dale luz a la zona de sofá

La luz debe ser indirecta, regulable, cálida y suave (de unos 20 W). Si iluminas desde el techo lo ideal es que instales leds en el perímetro del salón, para que la luz se reparta por toda la estancia. También puedes utilizar lámparas de apoyo. Para cuando no necesites la luz general de techo, coloca lámparas de sobremesa en las mesas auxiliares junto al sofá (o una de pie si no tienes mesa). Además de iluminar, decorarás.

Para el comedor

Instala una lámpara de techo que ilumine toda la superficie de la mesa. Si es una mesa larga, necesitarás dos (o más). Elígela de unos 3.000 K para que no influya en el color de la comida. Lo ideal es que la lámpara cuelgue a unos 70-75 cm de la mesa.

En el rincón de lectura

Librería. Puedes optar por focos de intensidad baja (20 W) –uno por cada cuerpo de librería– o por una tira de leds que bañe cada balda.
Para leer. Lo ideal es una lámpara de pie, con leds o bajo consumo de unos 40-50 W. Evita los halógenos porque desprenden calor frontalmente y resultan molestos en distancias cortas. Elige una luz cálida, la fría refleja más y es incómoda para leer.

Controla la luz

Aunque tu salón sea pequeño, “son muy prácticos los interruptores conmutados, ya que permiten controlar las luces desde dos o más puntos de la estancia”.

Consejos útiles para una buena iluminación.

Luz general con varias luces. “Evita iluminar siempre con la misma fuente de luz: ni todo led ni todo halógeno. Es importante crear sensaciones y con una sola fuente de luz la iluminación sería plana y pobre”.

Luz ambiental cálida y regulable. “Combina diferentes lámparas (junto al sofá, sobre una cómoda…) con las que crear escenas diferentes, y que se puedan regular. Un consejo: elige fuentes de luz cálidas (de unos 2.700 K)”.
Destaca con luz puntual. “¿Quieres destacar un cuadro? Puedes hacerlo con apliques o con focos en el techo”. Otros elementos que puedes destacar son esculturas, la librería o algún mueble especial.

Elegir la tela del sofá

Elegir la tela del sofá.

 

Vamos a mostrarte cómo elegir la tela adecuada para tu sofá, silla o sillón como lo haría un profesional.

Podrías pensar que está bien confiar sólo en la reputación de la tienda para la elección de la tela de tu sofá, silla o sillón, pero nada más lejos de la realidad. Cuando se trata de la tela para sus muebles de descanso, la mayoría de las tiendas de muebles tienen un sistema de clasificación. Se escalan desde las telas más duraderas a las menos duraderas y cuales están o no de moda. La clasificación suele determinar la longevidad de tu sofá, tu silla o sillón, así como el precio. Así que la elección de tu tela no solo influye en la calidad y duración del producto que vas a comprar sino también en su precio.

Cómo sentarse en el sofá

¡Alarga la vida de tu sofá sentándote bien!

Hay ciertas posturas a la hora de sentarse en el sofá, que por muy cómodas que resulten, podrían causarle daños o problemas al mueble. No sólo se trata del tejido y de las costuras, sino también de malformaciones en la estructura. Estos problemas son más preocupantes, ya que no tienen vuelta atrás. ¿Sabes si alguna de las posturas que llevas a cabo en tu sofá podría dañar su estructura?

Cuando llegas a casa después de un largo día en el trabajo o estudiando, llega el momento más esperado del día, en el que te apoderas de un buen libro o de la televisión y te sientas en el sofá para desconectar y relajarte. Pero hay que ir con cuidado. Debes descansar cuerpo y mente pero sin causarle daños al tresillo. Es decir, para que tu sofá se conserve en buen estado durante más tiempo, más vale que no repitas estas posturas que podrían dañar su estructura y hacer que pierda la comodidad que tiene ahora.

Sofás de piel – Pros y contras

Comprar un sofá nuevo no es una decisión sencilla. Normalmente le damos muchas vueltas, ya que hay muchos aspectos que tenemos que decidir, cómo su colocación, el tamaño, la composición, el tapizado o el color que vamos a escoger. La duda general con la que todos nos encontramos es si vamos a escoger tela o piel para nuestro sofá. Ambas opciones tienen pros y contras, pero hoy vamos a hablar de los sofás de piel.

Las ventajas de los sofás de piel

A primera vista, una de las ventajas de un sofá de piel es la presencia y personalidad que desprende. Le dará mucho carácter y elegancia a tu salón, ya que llamará la atención y tiene una presencia especial en el espacio. Hace unos años un sofá de piel se asociaba a una decoración clásica, pero en la actualidad hay muchos modelos de líneas rectas que tapizados en piel le darán un toque sofisticado a tu salón sin darle ese toque clásico o antiguo. En OKSofás, por ejemplo, al ser fabricantes, pueden tapizar el modelo que más te guste en piel, así que podrás escoger el estilo del sofá por su diseño y no por el tapizado.

6 trucos para quitar los pelos de tu mascota del sofá

Estamos muy a gusto cuando tenemos nuestras mascotas cerca. Una tarde de sofá, peli y manta con nuestra mascota haciéndonos compañía es uno de los mejores planes para pasar un domingo en casa. Nos encanta tener a estos pequeños compañeros cerca, pero también es cierto que después es un sufrimiento quitar todos los pelos del sofá.

Una opción es no dejar que se suban al sofá, pero si nos gusta que campen a sus anchas por casa y que podamos acariciarlos y jugar con ellos mientras descansamos en el sofá, debemos tener en cuenta algunos trucos que nos ayudarán a retirar los pelos que queden luego.

1. Comprar una pequeña aspiradora de mano es el truco más rápido y lógico para retirar los pelos de las mascotas del sofá. Podrás llegar a todos los rincones del tresillo y eliminar casi todos los pelos fácilmente.

blog Aspiradoras-1-z

Alarga la vida de tu sofá con estos sencillos trucos

Del mismo modo que los tejidos de uso diario, como la ropa, alfombras o cortinas, los tapizados de nuestros sofás y sillones también se ensucian y acumulan polvo a consecuencia del uso, los animales de compañía, los niños o del medio ambiente. Por eso son indispensables unos mínimos cuidados y mantenimiento para que nos duren más tiempo en perfecto estado.

Por lo general, si el sofá es de tela, bastará con pasar semanalmente el aspirador, con la ayuda de un cepillo, para así retirar la suciedad acumulada y evitar que la tapicería se estropee o pierda color.

Si el sofá es de piel o polipiel, no lo limpies con productos que contengan disolventes, alcohol o acetona. Con un producto que hidrate la piel o un trapo húmedo bastará.

En la limpieza semanal es importante que no olvidemos los bordes y pliegues, ya que son las zonas en las que más polvo y suciedad se acumula y, por tanto, las zonas más susceptibles de estropearse.

funda sofa

Fundas de sofá: decoración y limpieza

Un sencillo truco para poder ir cambiando la decoración de nuestro salón son las fundas para el sofá. Con ellas podemos ir cambiando el estilo del sofá, cambiando de color o incluso añadiéndole estampados para ir cambiando de estilo o irnos adaptando a las diferentes estaciones del año.

funda-sofa-triba

A parte de la facilidad que nos dan para cambiar el estilo de nuestro salón, las fundas para los sofás nos dan muchas ventajas. Son muy fáciles de limpiar, ya que la mayoría las podemos lavar en la lavadora semanalmente. Esto es muy beneficioso, sobre todo si tenemos mascotas o niños pequeños, que suelen ensuciarnos más el sofá.